Una persona decide darse una nueva oportunidad sentimental después de un divorcio, una separación ola viudez o simplemente se encuentra sin pareja y está buscando un compañero de vida. ¿Qué pasa cuando sus hijos – o los amigos de sus hijos – encuentran su perfil online?

En todo el mundo, la familia tradicional está perdiendo su protagonismo para dar paso a nuevos modelos que acompañan las características sociales, culturales y económicas diferentes. Con fenómenos como el divorcio, la separación, la viudez, la inseminación o la adopción, las familias monoparentales se han vuelta cada vez más comunes.

¡Aplausos de pie! Lograste vencer el temor, los prejuicios o la desconfianza y creaste un perfil en una app de citas. En esta nota te contamos los secretos para que tu incursión en el mundo del encuentro sentimental online sea satisfactoria.

La hora de la verdad ha llegado. La primera cita ya es un hecho: comienza a construirse un vínculo o los caminos se bifurcan. La mayoría de las personas pone mucha energía en el primer encuentro. ¿Recetas mágicas para que todo funcione bien? No las hay. Sí unas cuantas claves que ayudarán a que todo fluya.

Para quienes nacimos en la era del teléfono de línea y la máquina de escribir, Internet ha sido la apertura a un nuevo mundo. Una revolución que cambió nuestra forma de trabajar, de comprar, de vivir y de amar.

Para quienes nacimos en la era del teléfono de línea y la máquina de escribir, Internet ha sido la apertura a un nuevo mundo. Una revolución que cambió nuestra forma de trabajar, de comprar, de vivir y de amar.
¿Por qué se celebra el Día de Internet?

He recibido en los últimos años cantidad de consultas sentimentales de todo tipo. Muchas, imposibles de dilucidar como “¿cómo sé si le gusto?”. Pero, ¿cómo podría yo aventurar una opinión, no asistiendo a ese relacionamiento puntual, a la interacción entre esas dos personas, desconociendo su historia, sus deseos y temores?

Tuviste una cita de esas de serie, de las que no puedes esperar para llamar a tu mejor amigo y contarle todo. Todo fue perfecto: la conversación, la comida, las miradas, la química… O,al menos, tú crees que fue perfecto. Hace días que esperas la segunda temporada de tu encuentro romántico pero tu cita soñada desapareció de la faz de la Tierra…No llama, no responde, no WhatsAppea y hasta te ha bloqueado de sus redes. En el mejor de los casos, responde de manera escueta a tus avances. Estoy planteando un escenario casi catastrófico, claro, pero muy habitual en tiempos de “ghosting”.

En cuestiones sociales, siempre han existido usos y costumbres que hacen a la convivencia. Vivimos tiempos de virtualidad y la etiqueta – las cuestiones protocolares a observar en distintos actos –tiene hoy su variable online. La “netiqueta” es un protocolo con reglas no escritas para que, entre otras cuestiones, la comunicación sea amable, respetuosa y constructiva.

Si vives con un perro o sacas a pasear a alguno cada tanto, habrás notado que los amantes de los animales se acercan a acariciarlo, las personas te dan conversación y suele generarse un ambiente amigable en torno a ellos. Si el mundo del amor no está siendo amable contigo, hay una explicación: no hay un perro en tu vida.