Realidad - Por Noe Yonna*

Realidad - Por Noe Yonna*
03 Jul
2018

Hace décadas Argentina tropieza con una gran piedra que no logra sacarse de encima. La "vieja política" empecinada en su forma de gobernar (y oponer también ¿por qué no?) no puede esquivar el lastre que arrastra torpemente hace mucho tiempo; pero la ciudadanía sigue expectante ante tanto aburrimiento de ideas caducas.

Esto trae a mi memoria que los antigüos griegos recurrían al Mito para explicar lo incomprensible. Uno de esos mitos es el de Sísifo, ese Rey de Corinto que, por su viveza a la griega, terminó siendo condenado a subir una gran piedra hasta la cima de un monte para luego volver a subirla... y así eternamente. El paralelo político argentino es fenomenal.


Argentina no merece ser Sísifo, tampoco el gran peñasco. Es la dirigencia mezquina la que se merece ambos papeles protagónicos de nuestra desesperante realidad. Por un lado, los que gobiernan arrastran una supuesta "herencia" que, a pesar de ser cierta en aspectos técnicos que no pretendo resolver, arrastran el peñasco como lo hizo Sísifo. Por otro lado la pretendida "oposición" al no dar un Plan creíble y, sobretodo realizable, también están condenados a subir la gran Roca eternamente porque no logran hacer pie en la Realidad. Ambos resultan ser tan absurdos como planteara, en otro orden de cosas el señor Camus. Nuestra vieja dirigencia cae en la paradoja del mito de Sísifo: por "viveza" están condenados a acarrear un gran Peñasco; pero no es eso lo que me preocupa. Me preocupa la Ciudadanía.


Mientras los poderosos engañan, tramitan y posponen... ¿qué pasa con los ciudadanos de a píe? Pasa que no logran entender para dónde ir, para dónde conducir sus voluntades, honestas pero desconcertadas, y en el Horizonte vuelve el Peñasco amenazante para ser soportado por los ciudadanos inocentes de la "viveza sisifonea de nuestra vieja dirigencia".


Para la "vieja política" ni siquiera el antigüo adagio romano "Pan y Circo" se puede realizar, simplemente porque nos sacaron el Pan y nos obligan a vivir como infelices circenses: haciendo tristes malabares para lograr un digno Fin de Mes. Mientras tanto se debate quién será el próximo en subir el Peñasco a la cima porque así entienden la Gestión, traspasar el peñasco por períodos... suerte que no tuvo el astuto Sísifo rey de Corinto; pero que sí tiene la ciudadanía argentina si se propone dar a las nuevas generaciones el espacio necesario para hacer del Mito del peñasco eterno una Relidad justa.


*Dirigente de Ser

Etiquetado como

Deja un comentario