Queridos hermanos y amigos, celebramos la fiesta de los Santos Reyes Magos, el día de la Epifanía del Señor.

Queridos amigos, feliz Año Nuevo.

Feliz Navidad!

Queridos hermanos, celebramos este Tercer Domingo de Adviento, llamado Domingo de la alegría; la Iglesia se alegra porque ya va reconociendo los pasos cercanos, del Señor que viene a visitarnos, como se reconocen los pasos del ser querido cuando se va acercando.

Mis queridas hermanas y hermanos, San Juan Bautista nos invita en este segundo Domingo de Adviento a preparar la visita del Señor, quitando todo obstáculo que nos impida recibirlo bien.

Queridos hermanos, nos preparamos para celebrar la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, y vamos a vincularla con el tiempo de Adviento.

Queridos hermanos, amigos, comenzamos un nuevo tiempo en la Iglesia, un tiempo fuerte que es el tiempo de Adviento.

Se realizó ayer el Foro para la integración urbana en la Región metropolitana Norte, al que convocara la Comisión de Justicia y Paz de la Diócesis de San Isidro.

Monseñor Ojea invitó a este encuentro a modo de Acción de Gracias por los 60 años que cumple la Diócesis, y como celebración por el acompañamiento que quienes estuvieron invitados, brindan a las distintas obras, en tal sentido afirmó que: “En estos 60 años de la Diócesis celebramos la Acción de Gracias de tantos que nos ayudan; esta vida de servicio a los pobres que tuvo a monseñor Casaretto, mi antecesor, como su alma mater, y que hoy tenemos que seguir sosteniendo”.