Mensaje de monseñor Fassi para Jornada Mundial de los Pobres

Mensaje de monseñor Fassi para Jornada Mundial de los Pobres
14 Nov
2017

“Jesucristo siendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza”. Esta frase evangélica quiere impulsarnos a vivir hondamente lo que el Papa Francisco nos ha invitado a vivir: la Jornada Mundial del Pobre.

Cada año vamos a estar invitados a renovarnos en esta Jornada para acercarnos más hondamente al sentido de la pobreza evangélica, porque es preciso renovarnos en nuestro deseo y pobreza evangélica, una pobreza que es necesario combatir, es la que se sufre porque es fruto de la injusticia, de la desigualdad, de la inequidad, del egoísmo entre los hombres.

 

Pero hay una pobreza evangélica que es un valor, es el valor de la austeridad; el valor del compartir; el valor de la solidaridad; el de una vida que pueda rechazar lo que es derroche y desperdicio.

 

Estamos invitados en esta Jornada a tener contacto con la pobreza de los pobres, pero más con la persona del pobre; acercarnos a ellos, descubrir que en ellos está la carne de Cristo que sufre.

 

Por eso en esta Jornada queremos poder acercarnos en amistad con los pobres, somo solidarios, pero muchas veces la solidaridad la vivimos demasiado mediada a través de lo institucional y de lo organizativo.

 

Lo característico de esta Jornada del Pobre es que podamos tener un gesto de acercamiento con alguien que está en situación de pobreza, para no sólo conectarnos con su pobreza, con su necesidad, sino como personas, redescubrirlos como hermanos, e ir más allá de todo lo que nos separa, nos puede distanciar.

 

Como Francisco de Asís que abrazó al pobre y leproso y lo que le producía rechazo, se le convirtió a él en algo dulce, según nos cuenta él mismo, porque pudo descubrir el rostro de Cristo, en esa persona en situación de pobreza.

 

Qué Jesús nos impulse, nos envíe, porque él nos envía hacia los pobres para poder trabajar y crecer en la amistad con ellos.

 

¡Qué así sea!

Deja un comentario